Clásicos Literatura

Escribo un diario, ensayo y reflexiono sobre las grandes obras de la literatura universal

La biblia

Biblia viene del griego y significa “librito”. La biblia es un conjunto de libritos.

Influjo superlativo en la literatura. Realidad en nuestro mundo cultural.

Biblia hebrea y biblia cristiana (antiguo y nuevo testamento). Los judíos solo tienen el antiguo testamento.

1.Biblia hebrea o Antiguo testamento.

Tres partes: la Ley (Torá), los profetas, y los Escritos. Para los judíos la biblia es sobre todo la Torá.

1.1.La ley (Torá)

Se divide en cinco libros:

1.1.1.Génesis

1.1.2.Éxodo

1.1.3.Levítico

1.1.4.Números

1.1.5.Deuteronomio

1.1.1 Génesis

Es prácticamente historia. Once primeros capítulos forman la prehistoria de Israel: Creación y Paraíso terrenal (dos versiones: primer capítulo y segundo-tercero), Diluvio y Torre de Babel.

Antes no existía Israel ni los judíos o hebreos. Los hebreos o judíos empiezan con su padre Abraham, cuando este, al final del capítulo once y principios del doce es sacado, con su familia, de su tierra, que se encuentra en la honda Mesopotamia, y llevado a Canaán, para crear a partir de él un pueblo distinto.

Este nuevo pueblo toma las tradiciones cosmogónicas de la antigüedad. El Diluvio bíblico es una copia del Atrahasis, un poema babilónico. La biblia hace algunos cambios en aras de la credibilidad, como reducir el Arca de Noé, aunque todavía equivalen como a un transatlántico de unas diez mil toneladas. En el Atrahasis serían unas quinientas mil. La Biblia moraliza, puesto que el diluvio ya no es un capricho de los dioses sino consecuencia del pecado del hombre. Solo se salva Noé, hombre justo y bueno. Con Noé, el nuevo Adán, comienza la historia que vuelve a fracasar en la Torre de Babel. Dios vuelve a estar a punto de exterminarlo todo, y tiene que escoger una nueva vía de salvación del hombre, que es la “Elección de Israel”, la elección del pueble hebreo. Esto tampoco funcionará y tendrá que enviar a su hijo, que con su muerte, según el Evangelio, nos salva a todos.

El resto del Génesis, hasta el capítulo cincuenta es la historia de los Patriarcas.

NOTA: del génesis leer los doce primeros capítulos

 

1.1.2.Éxodo

En el Génesis no hay pueblo, solo clan, tribus. En el Éxodo aparece ya el pueblo de Israel, un pueblo compuesto por muchas tribus, muchos clanes, que baja a Egipto y se desarrolla en él, sale de allí y se acomoda en Canaán. En esta salida de Egipto, recibe la gran revelación del Sinaí. Capítulos 19 y 20 donde aparece Yahvé desde el monte y la revelación de los mandamientos, que son la tabla de moralidad universal. En este sentido es muy interesante leer la novelita de Thomas Mann La Ley(esp. 1972) que explica qué significan los mandamientos dados a Moisés y lo que implican como programa diríamos de humanización de todo el mundo, de toda la humanidad. Sigue después en el libro del Éxodo la peregrinación por el desierto y el regreso a Canaán.

NOTA: leer capítulos 19 y 20.

 

1.1.3.Levítico

Tenemos una serie de códigos que regulan el culto y enuncian leyes morales y de pureza que distinguen el pueblo hebreo. Es un libro legal en su integridad.

1.1.4.Números

Se continúa narrando la peregrinación por el desierto y la organización del pueblo en tribus. De ahí el nombre, ya que comienza enumerando los componentes de cada tribu.

1.1.5.Deuteronomio

Déuteros nomos significa “segunda ley”. Es como el testamento de Moisés. Son las palabras que Dios le dio ya en el Sinaí, pero que él se guardó, no las puso en el primero libro, y las comunica entonces a Israel. El código se genera posteriormente, pero la ley se transforma a lo largo de los siglos, es una realidad palpitante, pero para que esta ley tenga validez, debe haber sido enunciada por Dios.

Conclusiones:

Sobre esta legislación hebrea está montada toda la historia del pueblo judío posterior que recogerá primera en la Mishná las tradiciones que precisan y completan aquella legislación, y después desarrollará el Talmud, ingente obra de muchos volúmenes en que se muestra la preocupación y ocupación del pueblo judío en sus propias leyes: las desarrolla, las comenta, amplia, acomoda, etc. Es la gran preocupación del pueblo judío y la gran ocupación de los rabinos de Israel.

 

1.2. los Profetas.

Dos partes: “Profetas Primeros y los Segundos y Posteriores”.

Los primeros representan una continuación de la historia de Israel, a partir del punto donde lo dejó La Torá. Muerto Moisés, su lugarteniente Josué toma el relevo, y continua hasta el momento del Exilio. Historia más bien trágica porque se cuenta el fracaso de Israel como pueblo de Yahvé. Todos los reyes fallan. Solo hay un pare de reyes buenos en Judá, Josías y Ezequías. Los demás son perversos, reyes que cananeízan, llevan al pueblo a adorar a Baal (divinidad de los pueblos del Asia menor, de la lluvia, el trueno y la fertilidad) y Astarté (representaba el culto a la madre naturaleza, a la vida y a la fertilidad). En realidad, el pueblo hebreo era un pueblo cananeo. La imagen del pueblo hebreo, judío, tal y como lo conocemos fue fruto de la experiencia del Exilio.

Cuando son aniquiladas todas sus instituciones, el templo destruido, quemado por Nabucodonsor, y el pueblo es deportado al exilio, emerge el nuevo y auténtico pueblo judío, el que descubre que su dios, Yahvé, no está condicionado a una tierra, por una dinastía ni templo de culto, ni por unas leyes y costumbres. Es un Dios incondicionado, único y universal.  Entonces repiensan toda su historia y escriben la Biblia. Este siglo VI-V a. C. es el momento clave. Momento en el que nace la historia como descubrimiento de identidad nacional, la conciencia de  pueblo (babilonios, egipcios, fenicios, griegos).

En los Primeros Profetas tenemos:

Libro de Josué, sucesor de Moisés y caudillo de la conquista

Libro de los Jueces, la historia de aquellos gobernantes transitorios y esporádicos, de los que recordamos las historias tan coloristas como las de Sansón, también las de Gedeón o Jefté. Relatos divertidísimos de una época inorgánica políticamente. Surgen estos jefes para salvar al pueblo en ciernes de momentos trágicos, aunque el pueblo de Israel aún no está organizado como tal.

Nota: leer el Libro de los Jueces.

Libros Primero y Segundo de Samuel, podríamos llamarlo el último juez, el sacerdote-profeta Samuel, con el que surge un nuevo planteamiento: ruego popular dirigido al profeta. “Danos un rey que nos gobierne como se hace en todas las naciones” (I Sam 8:5). Se plantea que los jefes se sucedan en virtud de la dinastía sin depender de Jahvé.  Esto va a permitir a Israel organizarse políticamente. En estos dos libros se narra la dolorosa creación de la dinastía para el profeta y su Dios. El profeta-juez, el líder carismático, tiene que retirarse. Samuel elige a Saúl pero este fracasa. Esta vez es David.

En este sentido, los Libros Primero y Segundo de Samuel son básicos, porque ofrecen el relato fundacional del pueblo de Israel.

Nota: leer los Libros Primero y Segundo de Samuel

Libros Primero y Segundo de los Reyes, historia de la monarquía desde su creación hasta el exilio, hasta el siglo VI, cuando el pueblo va a Babilonia y desaparece como nación. De allí regresará a sus tierras ancestrales, pero no como pueblo independiente, sino como provincia persa y después como territorio helenístico. Ya no volverá a formar una realidad políticamente independiente hasta nuestros días. Desde entonces su realidad política es su propio relato, la Biblia. Surge esa conciencia de revisión del pasado, esa puesta por escrito de la palabra de Dios y con ella el nacimiento de un nuevo modo de ser hebreo: el judaísmo. Nace y con él la sinagoga, es decir, la congregación de los fieles judíos en torno a la palabra, que ya está acabada y terminada. Dios se calla, no tiene nada más que decir, todo esta recogido en el Libro. Y así es cómo la Biblia se transmite en el judaísmo.

Libros de los Profetas Posteriores, ahora propiamente tales (los Primeros escribieron la historia y esta estaba regida por Dios y su palabra). Pero ahora si son profetas, no tenemos historia ni leyes, sino oráculos, la palabra de Dios a través del profeta, como ya le prometiera Yahvé a Moisés. Son los Libros de Isaías, Jeremías, Ezequiel y además el Libro de los doce Profetas menores. Son pues quince los profetas bíblicos. Páginas bellísimas, porque eran además poetas y crearon cantos y maravillosas odas a la gloría de Dios. Son libros, sobre todo el de Isaías, que merece la pena leer, incluso desde un punto de vista literario.

Nota: leer Libro de Isaías, ver de leer los demás de los Profetas Posteriores.

1.3. Los Escritos

Textos sueltos y diversos.

Libro de los Salmos. 150 unidades líricas que plasma la relación del hombre con Dios en la oración, articuladas en diferentes formas: plegaría, acción de gracias, lamentación, etc.

Es un libro que, a pesar de ser del antiguo testamento, lo utilizan mucho los cristianos en su liturgia. Incluso han pasado como elemento folklórico a la música moderna: las cantatas de la música clásica, pero también composiciones de música soul y gospel. Podría considerarse del Nuevo Testamento, lo tenemos en uso. Los otros libros de la Biblia hebrea los leemos por curiosidad, tanto la historia de Israel como sus leyes, que no obligan al cristianismo, porque hubo un judío que declaró abolida esta Ley. Los salmos sin embargo sí importan, los utilizamos, son expresiones bellísimas de lírica religiosa. Sirven para pedir, agradecer, llorar y cantar. Caben aquí todos los géneros de la expresión lírica.

Nota: leer algunas unidades para hacerse una idea.

Libro de Job. Lo califica de maravilloso y de osadía literaria. Hombre bueno al que Dios pone a prueba. Al bien le corresponde el premio y al mal el castigo.

Job en prosa que se mantiene fiel a Dios, y persiste en su bondad.

El Job intermedio, el de los treinta y nueve capítulos restantes en verso, es una osadía literaria de primera magnitud. Job insiste en reconocerse inocente, a pesar de que sus amigos vienen a “consolarlo” y amonestarlo, señalando que entre la desgracia y el pecado hay una inquebrantable conexión, reconocer su pecado y pedir a Dios que le salve, él se niega.  La obra presenta un imposible, una aporía: cómo un santo, un justo, está padeciendo.  Y llega hasta el punto de que Job llega a emplazar a Dios para que venga y explique lo que está haciendo, que lo juzguey saldrá absuelto. Dios regañará luego a los amigos. Ni uno ni los otros saben que es una prueba. Nosotros sí desde el primer capítulo.  Pero hay una dialéctica tremenda que desemboca en el citado emplazamiento.

Literariamente es el mejor libro compuesto de toda la biblia; un libro teatral, en tres actos si se quiere, y triádico: hay tres amigos con tres diálogos dobles. Hay un cuarto amigo, un jovenzano que desprecia a los amigos, pero increpa a Dios y dice exactamente lo mismo que los otros, aunque insinúa posibles razones ocultas de Dios que es infinito en su sabiduría.

Nota: leer el libro de Job.

Libro de los Proverbios. Sentencias de sabiduría popular y cultas, que se dan en todas las culturas.

Libro de Ruth. Es un idilio, un libro sapiencial sobre una figura antigua, la abuela de David, obra bellísima, escrita con una gran ternura literaria.

Nota: leer el libro de Ruth.

Cantar de los Cantares, un libro de sensualidad total ¿Cómo pudo entrar en la biblia? Una especia de trata erótica teatral y coral, de toma y daca, de ocultamiento y acercamiento, un canto de amor dramatizado, de gran belleza. Siempre ha generado problemas por su inclusión en la Biblia. Los judíos estuvieron tentados, como ocurrió con otros, de dejarlo de lado como libro apócrifo. Pero el rabino Akiva lo defendió como el más sabrado de toda la Biblia, porque explica las relaciones de Dios con su pueblo: Dios es Esposo y pueblo la Esposa. Lectura simbólica. Se convertirá después en la gran gramática y gran diccionario de toda la literatura mística. Basta con pensar en el Cántico espiritual de San Juan de la Cruz que entra a expresar la relación más profunda del hombre con la divinidad, pero en principio es un cato de amor: percepción de la realidad divina del amor humano.

Nota: leer Cantar de los Cantares.

Eclesiastés. También se encontró con dificultades para la canonización. En el fondo y en la forma es del género proverbial, pero ofrece la osadía, como el Libro de Job, de cuestionar todo el conformismo de sus coetáneos en torno a una concepción religiosa sin esperanza de trascendencia. Crítica radical a la sabiduría bíblica y un clamor por trascenderla.

Libro de Esther, obra también sapiencial. Crea una figura reivindicativa para explicar literariamente, a través de un relato novelado, el modo con Yahvé salva a su pueblo y afianza de ese modo la fe en su promesa.

Libro de Daniel. Cuatro profetas mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. Pero Daniel no es un rigor un profeta. El libro de Daniel es una obra apocalíptica, la única de este género en el Antiguo Testamento.  Se desarrolla después del exilio babilónico. Daniel es un mozalbete sabio que se codea con reyes y desentraña sus sueños y tiene grandes visiones sobre el final del mundo.  Para describir el cataclismo final, con sus grandes visiones de la lucha con el Dragón, el Leviatán de las siete cabezas (que luego pasan al cristianismo), la Biblia carecía de tradición, de escatología, y echo mano de la mitológica cananea, que no creía sin embargo en el final de los tiempos sino en una mitología circular, la vuelta de la naturaleza sobre sí misma, la del eterno retorno.

Nota: leer Libro de Daniel.

 

Libros de Esdras y Nehemías, continuación de la historia que acaba en los Libros de los Reyes, en el exilio. Describen la vuelta del pueblo de Israel a Palestina.

Libros de las Crónicas. Repetición general, casi literal muchas veces, de toda la historia de Israel. Parece que el pueblo judío nunca estuviera satisfecho de contarse a sí mismo su propia historia y volviera siempre sobre ella.

 

2. Antiguo testamento en la Biblia Cristiana (pág. 32)

La biblia cristiana toma todo este Antiguo Testamento y otros tres libros:

Primero y Segundo de Macabeos, continua la historia del pueblo de Israel en la época helenística, cuando los reyes descendientes de Alejandro Magno se apoderan de Siria.

Libro del Eclesiástico, obra sapiencial añadido al Canon, uno de los muchos libros que circularon entre la comunidad hebrea y no entraron en su Biblia y sí en la cristiana. 

Libro de la Sabiduría, originariamente escrito en griego. Son libros que nacen en la época helenística y que el mundo judío, por considerarlos demasiando nuevos (o por no estar escritos en hebreo) no los admite como bíblicos.

3. Nuevo Testamento(pág. 32)

 

Se divide a su vez en cuatro partes:

3.1. Los Evangelios

3.2. Los Hechos de los Apóstoles o historia de la iglesia primera.

3.3. Cartas Apostólicas, atribuidas a discípulos de Jesús

3.4. Apocalipsis

 

3.1. Los Evangelios

 

Libro base del cristianismo.

Los cuatro evangelios son un relato de la vida la enseñanza y significación De Jesús de Nazaret El Cristo. como ocurre con la historia de Israel los cristianos parecen no estar nunca seguros de haber extraído todo el valor que tiene su fe en Jesús de Nazaret y vuelven de nuevo a contar los mismos hechos. Además de estos cuatro evangelios hubo otros muchos que no entraron en el canon cristiano establecido a partir del siglo II d.C.

Los Evangelios de Mateo Marcos y Lucas son conocidos también como Evangelios Sinópticos, porque que completan mutuamente. las enseñanzas la doctrina de Jesús se repite en todos prácticamente igual en cambio no así los episodios de la vida de Jesús, la infancia estás solo en Mateo.

El Evangelio de Juan es una “teologización”, representa en gran medida un repensar la figura y obra de Jesús con opciones más o menos griegas como traducción de las correspondientes hebreas. Comienza con aquel himno maravilloso del logos: “en un principio era el lógos  (el verbo) y el verbo era Dios”. Es una reflexión filosófico-teológica sobre lo que significa Jesús de Nazaret para la fe cristiana en su último y definitivo estadio: la divinidad.

Los evangelios transmiten un hecho nuevo en el mundo bíblico: el sujeto de su historia se convierte en objeto de fe. Jesús es El Salvador, su vida es la salvación de su pueblo. el cristianismo se personaliza en el ser humano-divino que es Jesús.

3.2. El Libro de los Hechos de los Apóstoles.

Se refiere a la Comunidad de discípulos, la primera iglesia, la asamblea constituyente del cristianismo. Se narra su difusión. La muerte de un fracasado ,según la historiografía romana, se impondrá al imperio romano y acabará absorbiéndolo ,apoderándose de él. Es la fuerza de una idea vehiculada por la fe.

3.3. Cartas

 

Son básicamente Epístolas de San Pablo a los fieles reclutados por él. Surge un género literario que hasta ahora no existía en la Biblia. La carta se convierte en vehículo de adoctrinamiento.

Pablo de tarso se convierte en el modulador del cristianismo a través de su enseñanza ,conservada en las cartas, La fórmula dotándola de los dogmas básicos y las creencias fundamentales de lo que será después la teología cristiana. Es la otra cara del sistema teológico cristiano. Los evangelios son el dato y las cartas su interpretación.

3.4. Apocalipsis

Atribuido a Juan estrictamente es una descripción del final de los cielos nuevos y de la nueva tierra, de la meta a la que camina el cristianismo, llevado por Jesús que ha venido en la plenitud de los tiempos. Jesús cierra el ciclo de la esperanza ya abrir ciclo de la posesión ,qué puede ser más inmediata o más diferida, pero ya está todo acabado.

Este Juan, casi seguro,  no es el mismo que el autor del Evangelio. Las imágenes son tan maravillosas, tan desconcertantes que resulta difícil de comprender e imaginar, y  se ha de entender como simbolismo El libro advierte también a las iglesias cómo deben comportarse para llegar a ese final.

Conclusiones:

El cristiano fiel tiene el Evangelio y las Cartas como libro de cabecera (luego el Antiguo Testamento y lo demás). Esta realidad cultural es cierta en el mundo protestante. Los protestantes renunciaron a la Iglesia, a tradición, centrándose en la lectura de la Biblia, aunque luego fundaron su iglesia o sus iglesias.

El concilio de Trento (1545-1563) prohibió la traducción de la Biblia directamente a la lengua vulgar, solo se podía leer en su versión Latina oficial, la Vulgata. Pensaban era peligroso maduras pudieran manejar la palabra de Dios como una referencia al absoluto, la exacerbación y la herejía. La Biblia en castellano que curiosamente la remató un catalán, Félix Torres Amat, entró en nuestro mundo cultural en 1824, hasta entonces no se podía leer la Biblia en castellano. No había traducciones al alcance del público. Hubo muchas en la edad media pero todas han quedado en manuscritos .Existió esta actividad pero se cortó de raíz por el Concilio de Trento. Después hay que esperar hasta los años 40 del siglo XX para tener una primera versión de la Biblia en castellano realizada directamente del hebreo y del griego: las biblias Nácar-Colunga y de Bover-Cantera. Desde entonces ha habido muchas versiones.

 

Influencia de la biblia

 

Influjo más cuantitativo que cualitativo. Las épicas nacionales europeas hallaron su tema e inspiración en la propia historia de sus pueblos (El cantar de Roldán, El cantar de Cid, La saga de los nibelungos, etcétera). Pero aun así, la inicial educación e impulso literario la habían bebido en la Biblia hebrea, y desde ella se produjeron las grandes obras literarias que definen la cultura cristiana(Dante, Milton, Goethe, Calderón) y algunas creaciones de primera línea en la historia de nuestra literatura.

Con el Renacimiento el drama bíblico medieval cambia a temas clásicos, cambio favorecido por la prohibición puritana de representaciones bíblicas. De hecho los temas bíblicos están ausentes en los grandes dramaturgos ingleses de la era isabelina y jacobita. continúan en la Europa continental y el Teatro Clásico español y francés producirá todavía recreaciones de muy alta calidad. El influjo de la Biblia hebrea continuará vivo en épocas posteriores párroco romanticismo época moderna. con una utilización ya más libre y arquetípica de los temas y personajes bíblicos. La Biblia hebrea continúa siendo un referente indispensable de nuestra cultura. el resultado son creaciones literarias de primera magnitud, dentro ahora de un horizonte temático y creacional mucho más vasto y libre que en siglos anteriores (Byron, Unamuno, Mann…).